Calidez de forma rápida y accesible

Las estufas de gas son fuentes tradicionales de calor en el hogar, son fáciles de transportar debido a sus ruedas multidireccionales; además, las estufas a gas suponen un ahorro considerable, cuando de calentar una estancia se trata, la clave está en saber que calefactor elegir.

Estos artefactos generan calor por medio de la combustión de gas, generalmente es gas butano, en un quemador; una de sus grandes ventajas es que son de bajo costo y calientan la estancia de forma más rápida que las estufas eléctricas, son una opción muy atractiva para la época de invierno.

Hoy en día ya no suponen un riesgo, ya que se ha avanzado en los elementos que potencian su seguridad y eficacia, se han incorporado termostatos, encendido piezoeléctrico, controladores de oxígeno, sistemas antivuelco, etc

Comprar una estufa a gas es algo totalmente seguro, especialmente en Europa, ya que por la ley las nuevas estufas deben llevar incorporados mecanismos de seguridad que garanticen la protección del usuario; esto va desde controlar el porcentaje de gas en el aire hasta cerrar la salida de gas si la llama se apaga.

El porcentaje de accidentes es tan bajo como cualquier otro modelo de estufa que podamos adquirir, bien sea eléctrica, leña entre otros, si se cumplen con las medidas de seguridad durante su uso, son 100% seguras y le permitirá ahorrar dinero a largo plazo.

Claves para elegir

Uno de los principales aspectos a considerar al momento de escoger una estufa a gas, es la estancia donde se va a colocar, debe contar con una buena ventilación, ya que se consume el oxígeno del lugar donde se encuentran, y dependiendo del tamaño de la estancia, debe colocar un aparato con una potencia determinada.

El uso de estufa de gas está recomendado para habitaciones bien ventiladas y con un tamaño de más de veinte metros cuadrados, como salones, comedores o estudios, debido a los gases que emiten no deben ser instaladas en dormitorios, o espacios reducidos.

Es obligatorio conservar una distancia de seguridad entre la estufa y otros elementos como las cortinas o muebles, aproximadamente unos 50 cm, así como mantenerla lejos de materiales que sean inflamables, deben ser colocadas fuera del alcance de los niños y de los animales domésticos.

Debe apagar la estufa a gas antes de irse a dormir, no se duerma mientras la misma se encuentre en funcionamiento.

calidez