Molestias persistentes que destruyen coches

telefonosdedesguaces

Algo pequeño y común no parece que pudiese ser tan molesto, hasta que no deja que uno hable bien y ni siquiera se puede terminar una frase sin interrupciones, todo por culpa del hipo. Algo bastante similar pasa con los coches, trata de encenderlo, el arranque suena pero no enciende, lo intenta varias veces y solo logra conseguir que se ahogue.

Esto es lo que ocurre cuando no se quema la mezcla de combustible y aire como se necesita. Es posible que el motor no produjera las chispas, lo que explica que se inunden los electrodos de las bujías al tratar de encenderlo y el resultado es que se ahoga. Quizás la cámara de combustión recoge gasolina de más, por eso, al querer encenderlo si se pisa de más el pedal todo se inunda y no enciende.

También la temperatura puede fundir los metales de las partes internas del motor al calentarse excesivamente, ocasionando que se suelden ellas mismas y dejan al motor inutilizado. Si el daño solo se genera en sus camisas y pistones es posible cambiarlas y rehacer el rodaje, lo peor sería que el cigüeñal se dañe de esta manera, porque no habría más remedio que comprar uno nuevo o cambiar todo el motor.

Al motor calentarse excesivamente, la temperatura podría fundir los metales de los que están compuestas las partes internas del mismo, esto ocasionaría que se suelden entre ellas, quedando inutilizado el motor. Si solo se dañan sus camisas y pistones, se pueden cambiar y volver a hacer el rodaje, pero si el daño ha llegado al cigüeñal toca comprarse un coche nuevo o cambiar el motor.

Diagnóstico de los daños

  • Entra más combustible cuando a los inyectores se les daña el sensor de temperatura, así se ahogan más.
  • Los cables internos no generarán buena corriente y mostrarán cierta resistencia.
  • Si los inyectores tienen bastante sucio, están llenos de carbón, etc., tendrán mucha carga.

Si ha perdido el motor por estas u otras fallas o averías, hay que pensar en un cambio completo de motor, lo que es de mucho meditar por los gastos que implica. Lo bueno es que existen varias maneras de hacer que el presupuesto no se resienta y no se vea obligado a usar el transporte público. La respuesta es comprar un motor de segunda mano o armarlo con piezas de desguace, estos son seguros y fácil de ubicar.

Visite http://www.telefonosdedesguaces.es un directorio de las empresas que corresponden a este rubro dentro del territorio español. Tienen piezas garantizadas y de muy buena calidad, también ofrecen otros diferentes servicios, incluso los hay especializados en un tipo de vehículo o incluso expertos en una pieza en particular como los dedicados a los motores, entre otros.