Un negocio para otros paises

desguacessanchez.com foto 4

Aunque no es lo más común, está pasando. En Marruecos y el sur de África hay pocos recursos y la pobreza cada vez es más palpable, no hay un término medio, o tienes dinero o no lo tienes, esto hace que la diferencia entre las clases sociales sea más evidente. Hay personas que viendo que en sus países de origen no tenían salida laboral, se han venido a España a buscar otras opciones para poder sacar a sus familias adelante.

Estas personas compran piezas de desguaces, hacen lotes de estas piezas, compran todo lo necesario para poder arreglar vehículos en sus países y así poder venderlos, o bien comercializan las piezas allí sacando un beneficio por la venta de estas.

No deja de ser una compra venta de productos de segunda mano tal y como lo hacemos en España utilizando para ello páginas web y tiendas físicas de todos los artículos que se pueden poner a la venta. La gente vende todo lo que no usa o lo que ya no necesita a otras que si lo van a utilizar, así se quitan un trasto de en medio y sacan un beneficio económico por la transacción.
África es uno de los países más pobres del mundo, una de las causas son las enfermedades y la alta natalidad de este país, la mala gestión política es otra de las razones por las que el país está al pie del colapso. Otro país en apuros económico s es Marruecos que lejos de ser ese país prospero y con buenos recursos se ha visto avocado a la pobreza por la delincuencia y el trafico de drogas.
Las personas que se hacen estos “chanchullos” con las piezas de segunda mano solo buscan una manera de salir adelante, aunque como ya sabemos todos España no está pasando por uno de sus mejores momentos, ya que la crisis ha hecho mucho, muchísimo daño a todos los españoles, de esta crisis todavía estamos intentando recuperarnos y la verdad no nos ayuda mucho que el poco dinero que tenemos acabe en otros países.

Todos tenemos una necesidad de supervivencia y nos buscamos como se suele decir las habichuelas para salir adelante con fuerza y como el ave fénix resurgimos de las cenizas, las cosas se van arreglando y poco a poco y con la ayuda de todos nosotros podremos decir en alguna ocasión que por fin hemos vencido a la crisis.